Teoría Fibonacci

Teoría Fibonacci

estrategia fibonacci

¿Qué es la estrategia Fibonacci?

La sucesión de Fibonacci es una secuencia de números en la que, después del 0 y del 1, cada número de la serie se obtiene sumando los dos anteriores. De esta manera la secuencia sería:

0, 1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34, 55, 89, 144, 233, 377, 610, 987, 1.597….

Por ejemplo, el número 21 es resultado de sumar 8 y 13, el número 34 resultado de sumar 13 y 21, y así la secuencia continúa, pudiendo prolongarse hasta el infinito. El nombre de esta serie se debe al matemático italiano Leonardo Pisano, nacido en Pisa en 1170 y cuyo apodo era precisamente Fibonacci. Este matemático fue el primero que dio a conocer esta serie de números en Europa.

La sucesión de Fibonacci presenta algunas características singulares:

  • Todo número de la serie es, aproximadamente, el 61,8 % del siguiente: 21/34 = 0,61764; 34/55 = 0,61818; 55/89 = 0,61797. De este modo, a medida que la secuencia avanza, la división entre dos números consecutivos se acerca cada vez más a 0,618.
  • Como contrapartida, todo número de la serie es, aproximadamente, el 38,2 % del número posterior al siguiente: 21/55 = 0,31818; 34/89 = 0,38202; 89/233 = 0,38197. En este caso, también, el número se acerca cada vez más a 0,382 al avanzar la secuencia.
  • Todo número de la serie es, aproximadamente, el 23,6 % del segundo número posterior al siguiente: 21/89 = 0,23595; 89/377 = 0,23607; 377/1597 = 0,23606.

Este es, por tanto, el origen de los porcentajes que se usan en la teoría de Fibonacci aplicada al trading que se desarrolla en el punto siguiente.

Teoría de Fibonacci aplicada al trading.

Los 3 porcentajes señalados en el punto anterior son esenciales a la hora de aplicar la secuencia de Fibonacci en trading de valores. Además, se les suma el 50 %, por su relevancia estadística, y el 76,4 %, resultado de restar a 100 % el ratio de 23,6 %.

De esta manera se completa el marco de análisis de Fibonacci para su aplicación en trading online:

23,6%; 38,2%; 50%; 61,8%; 76,4%

Estos porcentajes se suelen denominar en trading “retrocesos de Fibonacci”. Ahora bien:

¿cómo se usan estos porcentajes en técnicas de análisis de trading?

La teoría de Fibonacci aplicada al trading se fundamenta en que está comprobado que, una vez iniciada una corrección en una tendencia consolidada, y cuando dicha corrección supone un porcentaje de variación igual a uno de los retrocesos de Fibonacci (38,2 %, 50 % o 61,8 %), se suele producir un cambio en la mentalidad del mercado que provoca una vuelta a la tendencia primaria y, en consecuencia, un abandono del movimiento de corrección.

En otras palabras, se puede decir que la aplicación de los porcentajes de Fibonacci a las técnicas del trading se basa en esta suposición: la corrección que sucede a una tendencia suele acabarse alrededor de los retrocesos de Fibonacci (38,2 %, 50 % o 61,8 %). Si esto se da así, la tendencia volverá a ser la misma que la anterior a la corrección.

Los retrocesos de Fibonacci se usan, por tanto, para tratar de identificar soportes cuando la tendencia primaria es alcista o resistencias cuando la tendencia primaria es bajista.

Normalmente, esta técnica se usa en combinación con otras herramientas de análisis de mercados, para confirmar la formación de dichos niveles psicológicos de soporte o resistencia.

Retrocesos de Fibonacci en una tendencia alcista

La manera de emplear los retrocesos de Fibonacci es relativamente sencilla. En primer lugar, es necesario identificar los extremos de la tendencia primaria sobre la que se ha iniciado la corrección. Como se indicaba en el punto anterior, para que esta herramienta de análisis sea efectiva, la tendencia primaria debe de estar consolidada. En el caso de que esta tendencia previa al retroceso fuera alcista se identificará:

  • Cotización mínima durante la tendencia previa (1)
  • Cotización máxima durante la tendencia previa (2)

Una vez identificadas estas cotizaciones se calcula el valor de la diferencia entre las mismas. Conocido este valor, se obtienen las cotizaciones objetivo asociadas a cada retroceso de Fibonacci según esta fórmula:

Retroceso (23,6%) = Cotización (2) – (23,6% x (Cotización (2) – Cotización (1)))

En el siguiente gráfico, que representa la cotización diaria del NASDAQ 100 se muestra un ejemplo de la aplicación de los retrocesos.

ejemplo fibonacci

Como se puede ver, la tendencia primaria es alcista. Para calcular los retrocesos de Fibonacci se considera el tramo alcista que registró el índice entre los meses de abril y mayo. En este tramo:

  • La cotización mínima fue 5340,9.
  • La cotización máxima fue 5726,6.

La diferencia numérica entre ambas cotizaciones es de 385,7. Con este valor se calculan los retrocesos de Fibonacci. Por ejemplo, para el retroceso correspondiente al 38,2% el cálculo sería:

Retroceso (38,2%) = 5726,6 – (38,2% x (385,7)) = 5579,3

En el ejemplo mostrado, este retroceso actuó claramente como un soporte. Cuando la cotización llegó a este nivel, se detuvo la corrección y el índice volvió a su tendencia alcista primaria.

Estudiando el movimiento posterior del índice, concretamente el rebote del mes de julio, se puede ver cómo, una vez un retroceso de Fibonacci actúa, la cotización asociada a dicho retroceso actúa como un soporte del valor.

Retrocesos de Fibonacci en una tendencia bajista

En el caso de una tendencia primaria bajista, el cálculo de los retrocesos de Fibonacci es muy similar. Básicamente, se emplea el mismo cálculo, aunque cambiando el orden entre las cotizaciones mínimas y máximas con respecto a las de una tendencia alcista. En este caso se identificará:

  • Cotización máxima durante la tendencia previa (1)
  • Cotización mínima durante la tendencia previa (2)

Una vez identificadas estas cotizaciones se calcula el valor de la diferencia entre las mismas. Conocido este valor se obtienen las cotizaciones objetivo asociadas a cada retroceso de Fibonacci según esta fórmula:

Retroceso (23,6%) = Cotización (2) + (23,6% x (Cotización (1) – Cotización (2)))

En el siguiente gráfico, que representa la cotización diaria del par dólar euro (Euro Dólar) se muestra un ejemplo de la aplicación de los retrocesos en una tendencia bajista:

Para calcular los retrocesos de Fibonacci se considera el tramo bajista que registró el par entre el 19 de diciembre de 2016 y el 31 de enero de 2017. En este tramo:

  • La cotización máxima fue 0,9623.
  • La cotización mínima fue 0,9256.

La diferencia numérica entre ambos valores es de 0,0367. Con este valor se calculan los retrocesos de Fibonacci. Para el retroceso correspondiente al 61,8% el cálculo sería:

Retroceso (61,8%) = 0,9256 + (61,8% x (0,0367)) = 0,9483

En el ejemplo mostrado este retroceso actuó como línea de resistencia y marcó la vuelta a la tendencia bajista a principios del mes de marzo. Otro retroceso que también actuó como soporte fue el de 50% que claramente marcó la vuelta a la tendencia bajista primaria de los primeros días del mes de abril.

En ambos casos, las correcciones contra la tendencia primaria estuvieron asociadas a diferentes retrocesos de Fibonacci. Por lo que se ve que la sucesión de Fibonacci y sus retrocesos asociados pueden ayudar a las predicciones de un trader sobre un mercado y, en más de una ocasión, sobre la misma tendencia.

Sin embargo, como cualquier otra herramienta de predicción de tendencias, los niveles de Fibonacci no son siempre infalibles. Por eso, es aconsejable combinar su aplicación con otras técnicas de análisis de trading para confirmar niveles de soporte y resistencia en la evolución de las cotizaciones de cualquier valor.

Una de las herramientas más conocidas para predecir cambios en las tendencias, además de los retrocesos de Fibonacci, es el llamado “scalping”.

Conozca más sobre estrategias de trading como la de scalping y mejore su trading hoy mismo.

Otras aplicaciones de la secuencia de Fibonacci al trading

Si bien la forma más fácil de adaptar la secuencia de números de Fibonacci al trading es mediante los retrocesos, existen también otras aplicaciones que pueden servir a los traders para obtener más ganancias a partir de sus inversiones.

  • Extensiones de Fibonacci: si bien esta herramienta surge a partir de los retrocesos de Fibonacci, suele ser empleada con otro objetivo. Gracias a ello, un trader puede anticipar la fortaleza de una tendencia, pues es con esta estrategia que puede establecer objetivos óptimos a corto o largo plazo para sus operaciones.
  • Zonas de tiempo de Fibonacci: basados en la frecuencia de los números que componen la secuencia de Fibonacci, muchos traders establecen líneas verticales en los gráficos de tendencias a través del tiempo. Con estas líneas, que forman zonas de tiempo, se pronostican cambios en las tendencias de los precios.
  • Patrones armónicos: se pueden construir patrones de alzas y bajas que se traducen en los gráficos de tendencias en los mercados. Por ejemplo, la sucesión de varios números de Fibonacci puede ser la base de una predicción acerca de los puntos de inflexión en el precio de una acción u otro activo.