¡Marque la diferencia operando con CFD!

Cuando negocie con CFD a través de AvaTrade, no solamente estará operando con un respetado bróker regulado y algunas de las mejores plataformas de inversión del mundo, sino que además podrá apostar por el avance o el retroceso de los mercados.

¿Le interesa?

¿Qué son los CFD?

CFD sons las siglas, en inglés, de contratos por diferenciales. Se trata de un instrumento financiero que permite operar con un contrato por un índice, una acción o una materia prima subyacente sin tomar efectivamente posesión de los mismos. El precio del CFD es el precio del activo subyacente. Así, si el precio del activo subyacente (por ejemplo oro) sube, subirá también el precio del CFD. Del mismo modo, si el precio del activo subyacente disminuye, bajará también el precio del CFD. Es importante hacer hincapié en el hecho de que en ningún será propietario del activo con el que esté negociando. AvaTrade es un bróker pionero: fuimos unos de los primeros en ofrecer operaciones con CFD, permitiendo a lo inversionistas individuales acceder a una amplia variedad de mercados que antes estaban cerrados para ellos.


¿Por qué operar con CFD en AvaTrade?

AvaTrade es un bróker internacionalmente regulado que cuenta con diversos sitios web dedicados, múltiples plataformas y aplicaciones de inversión, además de 1,250 activos negociables y un reputado servicio de Atención al cliente.

  • Opere con CFD sobre materias primas, índices, ETF, acciones, bonos y criptomonedas
  • Utilice avanzadas plataformas, como MT4/MT5 y WebTrader, nuestra aplicación AvaTradeGO o nuestras plataformas automáticas.
  • Apalanque diversos CFD para ampliar su exposición a los mercados.
  • Amplíe sus horizontes sacando el máximo partido a nuestros materiales educativos y actualizaciones diarias.
  • Asistencia en directo y en diversos idiomas, con un gestor de cuenta dedicado.

¿En qué consiste operar con CFD?

Operar con CFD es bastante similar a hacerlo con divisas. Al operar en la plataforma, lo primero es seleccionar el instrumento de su inversión y cursar un pedido. Si cree que la cotización de un determinado instrumento —por ejemplo, el petróleo— va a subir, para sacar partido de su intuición debe COMPRAR CFD sobre petróleo. O si, por el contrario, cree que su valor va a bajar, debe VENDER en corto sus CFD. Naturalmente, al igual que en cualquier otro tipo de negociación o inversión, una predicción errónea puede conllevar la pérdida de su inversión. Por ello, antes de empezar, debe conocer los riesgos que implica operar con CFD. Hay muchísimo que aprender acerca de la negociación con CFD, por lo que puede visitar nuestra sección de educación, visionar los tutoriales en video, leer artículos, recibir noticias y mucho más. Encontrará más información acerca de los CFD y sus ventajas aquí.

¿Cuánto cuesta operar con CFD?

AvaTrade ofrece diferenciales ajustados en las posiciones abiertas. El diferencial es la diferencia entre los precios de COMPRA y de VENTA de un determinado instrumento. A la hora de calcular el costo de una posición, deberá multiplicar el diferencial por el tamaño de la posición. Por ejemplo, si el diferencial del petróleo es de $0.03 USD, el costo de abrir una posición sobre 10 barriles será de $0.03 X 10 barriles = $0.3 USD. La mayoría de los instrumentos de CFD se negocian sobre diferenciales de mercado; es decir, que los diferenciales se ven afectados por la liquidez del mercado. Cuanta mayor liquidez, más se estrechará el diferencial. Podrá consultar los niveles de apalancamiento y los diferenciales de todos los instrumentos de CFD en nuestra página de Condiciones y cargos de operaciones.

Reinversión de contratos de CFD

Cada CFD sobre índices y materias primas está basado en un contrato que define sus comisiones, cargos, etc. Cada uno de estos contratos CFD específico tiene una fecha de caducidad, que es la fecha en que contrato se extingue y es sustituido automáticamente por uno nuevo, al igual que en los mercados reales. Para no molestar a los operadores durante los horarios de apertura de los mercados, las reinversiones de contratos se producen los fines de semana. Consulte información más detallada en nuestra página Reinversión de CFD.

Cobertura con CFD

La cobertura es una estrategia de gestión de riesgos que implica abrir posiciones opuestas, o compensatorias, para prácticamente anular la exposición al riesgo de una posición abierta en el mercado. Los CFD representan una modalidad ideal de derivado para implementar de manera efectiva una estrategia de cobertura. Para empezar, son líquidos y de bajo costo. Pero es que además pueden personalizarse (en cuanto a tamaño y cuantía) para satisfacer los objetivos de cobertura específicos de cualquier inversionista.

Por ejemplo, si tiene en su cartera acciones de Tesla valoradas en $10,000, puede cubrir la posición vendiendo unos CFD sobre acciones de Tesla por una cuantía total o parcialmente equivalente. De esta manera, si la cotización de Tesla baja, la pérdida de valor de su cartera de acciones físicas se compensará, o cancelará, con los beneficios obtenidos de la operación con CFD. Podrá entonces cerrar su operación con CFD cuando la corrección bajista llegue a su fin, con el objeto de materializar sus beneficios y permitir que el valor de sus acciones físicas de Tesla vuelva a subir.

Las coberturas con CFD son una herramienta ideal cuando los mercados se mueven en su contra (sea por intuición o por motivos generales de fundamentos), o bien cuando se han movido tanto en su favor que cualquier beneficio adicional posiblemente sea fraccional. Por otra parte, las coberturas con CFD pueden ser particularmente riesgosas debido al apalancamiento. Por consiguiente, no son ideales cuando el mercado subyacente es demasiado volátil o cuando una corrección se ha extendido demasiado.


Desventajas de los CFD

Irónicamente, el apalancamiento es una de las mayores desventajas de los CFD y, al mismo tiempo, uno de sus atractivos más importantes. El apalancamiento dispara el potencial de beneficios, pero cuando las cotizaciones se ponen en su contra, puede resultar un golpe devastador para su capital operativo. Esto se debe a que las pérdidas se basan en la cuantía del apalancamiento y no en su capital real. Además, operar con CFD también lleva aparejados gastos. Al abrir una operación con CFD, tendrá que pagar un diferencial, que es la diferencia entre el precio de compra y de venta de un activo. También existen gastos adicionales, como comisiones de reinversión o swaps por posiciones mantenidas intradía. Se trata del costo aplicado por mantener una posición apalancada (que, esencialmente, se trata de dinero tomado prestado) durante un período prolongado de tiempo.

Otra fuente de riesgo de las operaciones con CFD es la volatilidad del mercado. Los precios de los activos financieros son propensos a fluctuaciones aleatorias y, en ocasiones, incluso muy extremas. También pueden producirse importantes diferencias de precios como consecuencia de publicación de noticias muy impactantes o en las aperturas de los mercados después de los fines de semana. Esta volatilidad puede suponer que se pierda los precios que deseaba al tomar posiciones, o bien que sus pérdidas se amplifiquen cuando las cotizaciones se pongan en su contra. Una desventaja final de los CFD es que no es usted el propietario del activo subyacente que está negociando, sino que solamente estará especulando sobre las fluctuaciones de su cotización. Si está operando con CFD sobre acciones, lo cierto es que no tendrá en su poder acciones reales, por lo cual no tendrá derechos de voto ni de obtener dividendos.

Tributación de los CFD

Los CFD son considerados tributariamente ventajosos por muchos inversores en diferentes jurisdicciones. No requieren impuesto del timbre porque, técnicamente, no son activos. No obstante, es posible que los beneficios obtenidos con los CFD estén sujetos a impuestos sobre plusvalías en algunas jurisdicciones. Aunque su tributación limitada es raras veces un incentivo para operar con CFD, antes de operar es importante tomar en consideración las leyes vigentes en su jurisdicción.

Empiece a operar con CFD a través de AvaTrade

Si cree saber qué dirección tomarán los mercados y desea empezar a operar, es momento de registrarse en AvaTrade y disfrutar de la mejor experiencia invirtiendo en CFD. ¿Aún tiene dudas? ¡Eche un vistazo a las opiniones sobre AvaTrade de nuestros clientes!

Abra ahora una cuenta de inversión para entrar a los mercados,o bien pruebe nuestra cuenta de simulación, libre de riesgos.


Preguntas frecuentes

¿Qué es CFD en la bolsa?

Un CFD es un contrato en el que dos partes intercambian la diferencia entre el precio de entrada y el precio de salida de un activo subyacente. A diferencia de otros tipos de trading en bolsa, los CFD se caracterizan por no ser necesaria la compra del activo, sino que los beneficios o pérdidas se derivan de las variaciones en el valor durante el período del contrato.

¿Qué es un CFD ejemplo?

Un CFD puede contemplar un activo cuyo valor inicial es de 10 dólares. Si, durante el período del contrato, el precio aumenta a 12 dólares, entonces el comprador del CFD habrá obtenido 2 dólares por cada unidad del activo subyacente, menos el spread de la transacción y el valor del contrato en sí. La ventaja es que el costo del contrato suele ser menor al del activo, por lo que es más barato que comprar el instrumento.

¿Cuánto tiempo puedo tener un CFD?

Los CFD no tienen una fecha de vencimiento real y pueden permanecer abiertos el mayor tiempo posible. Sin embargo, mantener la posición abierta después del cierre del mercado puede incurrir en tarifas conocidas como rollover en CFD o swaps en pares de divisas Forex. Por lo tanto, le convendría calcular los posibles swaps con anticipación y proyectarlo sobre su rendimiento esperado.

chatbot