Cómo Operar Acciones

Cómo Operar Acciones

Cómo operar con acciones

El trading online con acciones es uno de los más extendidos. El mercado de la renta variable suele ser la puerta de entrada de muchos operadores cuando se inician en el trading. Esto se debe, principalmente, a que las acciones, fundamentalmente de las empresas más conocidas, son uno de los activos que más seguimiento tiene en los medios especializados.

La cobertura en los medios de la cotización de las acciones suele aumentar cuando el precio de las mismas ha estado subiendo durante algún tiempo. Esto normalmente provoca que muchos operadores se decidan a entrar en mercados con una tendencia alcista ya consolidada. Estos operadores adoptan, como única estrategia, comprar acciones y esperar a que el precio continúe subiendo para obtener la rentabilidad esperada.

Esta forma de operar es sólo una de las múltiples que ofrece el trading con acciones y limitarse a ella es perder la oportunidad, por ejemplo, de conseguir beneficios incluso cuando el mercado es bajista.

Claves para operar con acciones con éxito

Los traders experimentados en los mercados de renta variable tienen en cuenta siempre estos aspectos a la hora de operar con acciones:

  1. Identificar la tendencia.
  2. Definir el plazo de la operación.
  3. Valorar el riesgo de la operación.
  4. Sacar partido del apalancamiento.
  5. Elegir el método de análisis.
    1. Identificar la tendencia.Operar en acciones sin haber identificado previamente la tendencia del precio es operar a ciegas. Las tendencias pueden ser alcistas o bajistas y pueden ser primarias o secundarias. La tendencia primaria es la tendencia principal de la acción, que normalmente puede durar años. La tendencia secundaria son oscilaciones del precio sobre la primaria y suele durar meses.El mismo esquema se repite en plazos menores, incluso en la operativa intradía.Una máxima a recordar siempre que se opera con valores es que los precios de las acciones no se mueven al azar sino de acuerdo a una tendencia.
    2. Definir el plazo de la operación.No es lo mismo operar intradía o seguir una estrategia a largo plazo. Cada plazo lleva asociado diferentes instrumentos y una gestión del riesgo diferente. Por tanto, antes de operar con acciones, es fundamental tener claro cuál el plazo más adecuado para el objetivo de rentabilidad que se persigue.
    3. Valorar el riesgo de la operación.Operar en el mercado de valores es una operación con riesgo, en la que es posible ganar o perder. Sin embargo, un operador experto, antes de abrir una posición, habrá evaluado de antemano estas posibilidades. Si la probabilidad de perder es muy elevada no abrirá la posición.En este sentido una regla de oro que aumenta enormemente las probabilidades de éxito es operar siempre a favor de la tendencia:* Posiciones largas si la tendencia es alcista. (Comprar el valor)
      * Posiciones cortas si la tendencia es bajista. (Vender el valor)
  1. Sacar partido del apalancamiento.El apalancamiento bien utilizado permite, sobre todo en la operativa a corto plazo, obtener una rentabilidad asociada a un capital mayor que el disponible.Pero dado que las pérdidas son igualmente proporcionales, es importante limitar el apalancamiento de manera que el capital que se ponga en riesgo en la operación se limite a la pérdida asumible en cada momento.El apalancamiento bien utilizado es, por tanto, una herramienta que permite mejorar la gestión del riesgo del trading.
  2. Elegir el método de análisisDe cara al estudio del mercado de valores, hay dos posibles técnicas, cada una con sus pros y sus contras:* ANÁLISIS TÉCNICO: Este tipo de estudio de análisis se basa fundamentalmente en el estudio de los gráficos de evolución del precio y del volumen de negociación. Sin duda alguna, es el análisis de referencia en trading ya que permite identificar las tendencias de los precios e identificar los puntos de entrada y salida de las operaciones. Es una herramienta indispensable en el  trading a corto plazo y con CFDs.* ANÁLISIS FUNDAMENTAL: Al contrario que el anterior, el análisis fundamental tiene su campo de estudio en el espacio social, político y económico, intentando averiguar la evolución futura del precio basándose en los eventos que tengan lugar en este sector y en los datos financieros y económicos que se publican de las compañías cotizadas.Por ejemplo: una medida como la prohibición del fracking en Estados Unidos sería evaluada por el análisis fundamental para ver en qué medida afectaría a la cotización futura de las empresas petroleras estadounidenses.

    Este tipo de análisis es una herramienta más utilizada en las operaciones con acciones a largo plazo.

Formas de operar con acciones

Como se indicaba en el punto anterior existen numerosas formas de operar con acciones cotizadas en los mercados bursátiles. Para un operador es importante conocerlas todas, ya que así podrá escoger la que más le conviene a sus intereses.

Las formas de operar sobre acciones van desde la compra directa de títulos en las bolsas de valores hasta los más modernos productos derivados:

    • COMPRA DIRECTA: Cuando se decide invertir en acciones de una empresa cotizada, se está comprando una participación de la propiedad de dicha empresa. Por ejemplo, al comprar acciones de Telefónica en la bolsa de Madrid está adquiriendo una participación de dicha compañía. Por tanto, cuantas más acciones tenga, mayor será su participación en la empresa.En líneas generales, si el mercado considera que una empresa cotizada es rentable y tiene expectativas de crecimiento, habrá una mayor demanda por comprar los títulos de dicha empresa y su precio subirá, con lo que aumentará el valor de la empresa.Para operar comprando y vendiendo directamente títulos empresariales es necesario disponer de un capital inicial significativo. Además, este tipo de operaciones suelen cerrarse en  meses o incluso años. Normalmente, es necesario un período de tiempo largo para que el precio de la acción suba hasta un nivel que haga interesante su venta. Por este motivo, no es el método más adecuado para operar a corto plazo.
  • OPERAR CON CFDs: Los Contratos por Diferencia, también conocidos como CFDs, solucionan las limitaciones de la compra directa de acciones.Con CFDs se puede operar, además, con apalancamiento. El apalancamiento permite obtener una rentabilidad asociada a una inversión mayor que el capital realmente disponible. (También opera a la inversa en caso de pérdidas)Al no tener que poseer los títulos, los CFDs permiten una exposición total a los movimientos de precios, pero sin tener que realizar un gran desembolso para adquirirlos en propiedad. De hecho, en AvaTrade es posible comenzar a hacer trading con CFDs sobre acciones con tan sólo $250 USD.El trading con CFDs, gracias a su flexibilidad y a los reducidos precios de entrada se adapta perfectamente a la operativa con acciones en el corto plazo.Con CFDs es posible obtener beneficios tanto si el precio de las acciones aumenta como si disminuye:

    Tal y como muestra el siguiente gráfico, al inicio de una tendencia bajista el operador puede abrir una posición “corta”. Esto se realiza vendiendo contratos CFDs. La posición se cerraría cuando el operador detectase un cambio en la tendencia.

    El beneficio de la operación sería proporcional a la variación del precio en su movimiento bajista.

mercado bursátil bajista

  • FUTUROS BURSÁTILES: Los contratos de futuros son los productos derivados más típicos en los mercados de materias primas, especialmente en los de crudo de petróleo y, también, en los del oro. Sin embargo, no son tan habituales en el mercado bursátil. Eso no quiere decir que no se utilicen, sobre todo para operativas con derivados con un plazo mayor que el empleado con CFDs. ¿Qué es lo que diferencia al contrato de futuros del CFD? Pues precisamente que, debido a su estructura de comisiones y los pagos iniciales, los futuros se adaptan mejor a plazos más largos y a posiciones más grandes que los CFDs.
  • LOS ÍNDICES BURSÁTILES: La ventaja de los índices es que permiten apostar al precio del mercado bursátil, pero no haciéndolo solo sobre un título o valor de una empresa en particular, sino sobre los de todo un sector o país. Así, es posible abrir, por ejemplo, CFDs sobre el Ibex 35 (de la bolsa de Madrid), el Nasdaq 100 o el FTSE 100.

La importancia de la plataforma de trading

Es imposible poder aplicar lo explicado en el punto anterior sino se dispone de una plataforma adecuada de trading.

Uno de los aspectos más importantes del trading con acciones es la plataforma de trading que se utilice.

Plenamente consciente de esta importancia, AvaTrade pone a su disposición varias de las plataformas de trading más poderosas, innovadoras y robustas del mercado como, por ejemplo, Metatrader 4.

Esta plataforma le permitirá hacer uso de múltiples gráficas, funciones de gestión y otras funciones para mejorar su experiencia general de trading. Además, podrá ver su cartera de acciones, junto con su cartera de índices, Forex y productos básicos.

Regularmente dispondrá de actualizaciones con las últimas noticias, recursos educativos y comentarios de mercado por lo que tendrá toda la información sobre las últimas tendencias, movimientos y novedades para sus operaciones con acciones.

Ahora que sabe cómo operar con acciones online en AvaTrade, regístrese para abrir una cuenta y comenzar a operar → Broker Regulado en España