¿Qué es un Crash Bursátil?

¿Qué es un Crash Bursátil?
¿Qué es un Crash Bursátil?

Un crash bursatil o desplome bursátil es un descenso rápido y brusco de los precios de las acciones el cual se produce de forma inesperada. Aunque no existe una cifra numérica definida, un desplome bursátil típico se traduce en pérdidas de más del 10% en un par de días, según los principales índices bursátiles, como el S&P 500, el NASDAQ y el DJIA. Ciertamente el término “crash” inspira miedo entre los inversores, es importante entender que es un acontecimiento natural en los mercados financieros que ocurre con bastante frecuencia.

Para ponerlo en contexto: Desde 1950 ha habido 38 correcciones de mercado oficialmente documentadas en el S&P 500, esto supone una media de 1.84 años ya que una corrección se define como una caída de al menos el 10% desde los máximos de cierre recientes. De estas correcciones del mercado, al menos 9 se han clasificado como mercados bajistas oficiales, con caídas superiores al 20% desde los máximos lo cual supone un promedio de un mercado bajista cada 7.78 años.

¿Pero Cuánto Duran?

De las 38 correcciones del mercado del indice S&P 500 desde 1950, alrededor del 63% han durado un máximo de 3.5 meses, mientras que el otro 18% de ellas han tardado hasta 10 meses en tocar fondo. Esto significa que más del 80% de las correcciones del mercado han durado menos de 1 año. Las correcciones o caidas de mercado suelen ser cuestión de meses, mientras que los mercados alcistas se suelen considerar en términos de años. Por eso es importante señalar que prácticamente todas las correcciones de mercado documentadas del S&P 500 han sido finalmente anuladas por el posterior rally del mercado alcista. Incluso teniendo en cuenta todas esas correcciones o caídas del mercado, el S&P 500 ha obtenido históricamente una media de rentabilidad anual del 7%. Por lo tanto, aunque cualquier caída del mercado de valores da miedo a corto plazo, en retrospectiva, todas son grandes oportunidades para el inversor a largo plazo.

Los Desplomes Bursatiles mas Famosos

Como ya se ha dicho, los desplomes bursátiles no son hechos aislados en la historia. Hay muchos, y todos ellos enseñan a los inversores lecciones valiosas. He aquí algunos de los desplomes bursátiles más notables de la historia:

  • La Crisis de los Tulipanes de 1637. . Se trata de uno de los desplomes bursátiles más documentados, en el que los bulbos de tulipán se consideraban un bien escaso, con precios que se llegaron a multiplicar por 10 de acuerdo con el salario medio de un trabajador medio. Los precios de los bulbos de tulipán se desplomaron cuando la gente empezó a comprarlos a crédito, y hasta la fecha, el término “tulipmanía” es un símbolo de los peligros de la codicia humana.
  • La Burbuja del Mar del Sur de 1720. . Fundada en 1711, The South Sea Company iba a entrar en el lucrativo negocio del comercio de esclavos en las regiones de América Central y del Sur. Las acciones de la compañía fueron adquiridas tanto por el gobierno británico como por el público, pero lo que en un principio parecía un negocio rentable no estuvo a la altura, y las acciones previamente infladas se desplomaron, perdiendo más del 82% de la riqueza de los inversores.
  • El Crack Bursátil de 1873.. Después de la guerra civil estadounidense, la construcción de ferrocarriles se disparó en Estados Unidos, con más de 35,000 millas de vías construidas entre 1865 y 1873. Cuando el gran banco “Jay Cooke and Company” colapsó en 1873 debido a su incapacidad para comercializar bonos de deuda ferroviaria entre otras razones, el pánico se apoderó del mercado, y la consiguiente recesión económica casi colapsó el sector ferroviario, que entonces era el mayor empleador no agrícola del país.
  • El Pánico Financiero de 1907 Este pánico tuvo lugar en octubre de 1907, duro tres semanas y provocó que la Bolsa de Nueva York se desplomara más de un 50% respecto a los máximos del año anterior. El desencadenante fue una oferta fallida para acaparar una importante empresa de cobre, pero se extendió hasta contraer la liquidez del mercado inspirarando la desconfianza de los depositantes en las instituciones financieras.
  • Crash de Wall Street de 1929.. Tras un periodo de especulación positiva que se denominó los “locos años veinte”, todo se detuvo el martes negro del 29 de octubre de 1929, cuando los precios de las acciones se desplomaron y se negociaron más de 16 millones de acciones. Este desplome marcó el inicio de la Gran Depresión, y no fue hasta 1954 cuando los precios de las acciones volvieron a los máximos anteriores a la depresión.
  • El “Lunes Negro” de 1987. . El 19 de octubre de 1987 mejor conocido como “lunes negro”, el índice industrial Dow Jones de EE.UU. se desplomó más del 22% en un solo día (la mayor caída de la historia). Se considera el primer desplome del mercado en la actualidad, esta caida fue desencadenada por los agresivos modelos de trading en los ordenadores, el pánico de los inversores y la estrategia de aseguramiento de carteras.
  • Estallido de la Burbuja de Activos Japonesa de 1992. . Una burbuja económica en Japón, entre 1986 y 1991, hizo que los precios de las acciones y de los bienes inmuebles se inflaran salvajemente. El crédito fácil y la especulación desenfrenada hicieron subir los precios, pero la burbuja estalló en 1992, y sólo después de 2008 los precios volvieron a subir.
  • Crisis Financiera de Asia en 1997. . Desencadenada por la decisión de Tailandia de dejar de vincular su moneda local al dólar estadounidense (USD), una serie de devaluaciones monetarias se extendió rápidamente a sus vecinos y consiguió desestabilizar la economía asiática, así como todos los mercados financieros mundiales.
  • El Estallido de la Burbuja de las PuntoCom en el año 2000.. La burbuja de las puntocom se produjo durante un periodo de especulación excesiva de los valores relacionados con Internet. El NASDAQ se quintuplicó entre 1995 y 2000, pero en 2002 los mercados se desplomaron más de un 78%, devolviendo todas las ganancias obtenidas durante la burbuja y provocando el cierre de varias empresas emergentes de Internet.
  • Crisis Hipotecaria de Alto Riesgo de 2007-08. . El crédito barato y las condiciones permisivas de los préstamos provocaron el colapso del mercado inmobiliario estadounidense. La difusión a entidades de todo el mundo de productos estructurados como fondos de inversión que incluian “suprimes” contribuyo a la contaminacion del sistema financiero y llevaron a la quiebra de Lehman Brothers un banco de inversión centenario, lo anterior desencadenó una Gran Recesión y el peor declive económico desde la Gran Depresión de 1929.
  • El Flash Crash de 2010. El flash crash del 6 de mayo de 2010 duró sólo unos 36 minutos, pero consiguió acabar con más de un billón de dólares de valor. Este fenomeno “flash crash” fue causado por algoritmos de trading de alta frecuencia, sin embargo los mercados recuperaron rápidamente las pérdidas.
  • Crash de los Mercados Chinos en 2015-16. Tras un periodo de especulación excesiva, el mercado bursátil chino, dominado por el comercio minorista, se sobrevaloró e infló, y los precios subieron debido al impulso y no a los fundamentos sólidos. La burbuja estalló en junio de 2015, y los mercados perdieron más del 30% de su valor en tres semanas. La caída continuó hasta febrero de 2016.
  • El Crash de COVID-19 de 2020. . Tras una década de prosperidad, después de la Gran Recesión de 2008, la pandemia sanitaria mundial (coronavirus) obligo a los gobiernos a instituir restricciones de bloqueo y toque de queda que literalmente cerraron las economías a nivel mundial. Como resultado, en marzo del 2020 el DJIA se desplomó más del 26% en sólo 4 días; A pesar de ello, los mercados lograron recuperarse ese mismo año.

¿Qué Causa los Desplomes Bursátiles?

El pánico de los inversores es la principal causa de los desplomes bursátiles; Siempre hay un detonante fundamental que provoca una caida, como por ejemplo: El coronavirus en 2020 y el colapso de Lehman Brothers en 2008, pero es el pánico de los inversores el que acaba convirtiendo la caida en un crac bursátil. Por lo general, los desplomes bursátiles se producen después de un periodo prolongado de tendencia alcista, en ese momento, los temores a una crisis o a una recesión económica son sobredimensionados por los vendedores llevandolos a liquidar sus activos en modo de pánico total.

Sin embargo, en los desplomes bursátiles más recientes, el uso del trading de alta frecuencia ha sido la fuente del pánico en los mercados, debido a que los algoritmos pueden captar colectivamente las tendencias emergentes y ejecutar órdenes de venta agresivas. A medida que esto sucede, los algoritmos que están programados para operar con estrategias basadas en el impulso pueden unirse a la acción y acelerar la venta, convirtiéndola en una caída del mercado. Este fue el caso durante el Flash Crash de 2010 descrito anteriormente.

¿Cuáles son los Efectos de las Caídas de la Bolsa?

Los desplomes bursátiles pueden dar lugar a un mercado bajista, que puede acelerarse hasta convertirse en una auténtica recesión económica. Un mercado bajista se produce cuando las acciones caen más allá de la corrección del 10% hasta el 20% o algo peor. Los mercados bajistas se caracterizan por el sentimiento negativo de los inversores y el pesimismo general sobre el futuro de las empresas. Aunque los mercados bajistas son cíclicos, los casos prolongados pueden conducir a recesiones económicas.

Las acciones son una importante fuente de capital para las empresas. Los precios de las acciones que se negocian públicamente también sirven como validadores públicos de las empresas subyacentes. Cuando los precios de las acciones disminuyen, el crecimiento de las empresas subyacentes se ve obstaculizado. Esto puede provocar despidos, el aumento de las tasas de desempleo, la disminución del gasto de los consumidores y la contracción final de la economía. Las caídas del mercado de valores que han provocado recesiones en el pasado incluyen la Gran Recesión de 2008 y la Gran Depresión de 1929.

¿Volverá a Caer la Bolsa?

La respuesta a esta pregunta es: ¡Probablemente! Las fluctuaciones bursátiles son inevitables. Al igual que la economía, los precios de las acciones se mueven en ciclos. La actividad especulativa está casi siempre destinada a descontrolarse porque los operadores en el mercado están controlados en gran medida por emociones como la codicia y el miedo. Si las cotizaciones de las acciones experimentan periodos de auge impulsados por la especulación y no por fundamentos sólidos, los mercados están obligados a corregir hasta alcanzar sus valores justos. A veces, estas correcciones pueden ser tan exageradas que degeneran en cracs de mercado. Los riesgos sistémicos también pueden desencadenar colapsos del mercado, y es muy difícil detectarlos a menos que acaben apareciendo, a menudo cuando ya es demasiado tarde.

Es casi un hecho que en el futuro se producirá un desplome del mercado, ya que se producen periódicamente, pero los parametros actuales significan que pasarán algunos años más antes de que tengamos que enfrentarnos a otro. Los mercados acaban de recuperarse de las sacudidas provocadas por la pandemia mundial de coronavirus de 2020. Las industrias que antes estaban cerradas se están abriendo, y la actividad económica se está recuperando rápidamente a medida que la vacunación continúa en todo el mundo. En el momento de escribir este artículo (mayo de 2021), las condiciones se están alineando para un período de auge económico, al menos desde un punto de vista fundamental.

¿Qué se Debe Hacer Durante una Caída de la Bolsa?

Es muy difícil predecir cuándo se producirá una caída de la bolsa. Pero cuando se produzca, hay algunos consejos que pueden ayudarle a minimizar el impacto que tendrá en su cartera. Un enfoque contrario sería vender antes de que comience el desplome.

Lo anterior es muy difícil de conseguir porque nadie sabe hasta dónde pueden llegar los mercados alcistas. Pero una pista sería vender cuando todos los demás son codiciosos y quieren unirse a la fiesta alcista. Esto sería una muestra de que las emociones son el factor principal más que los fundamentos de la empresa.

Sin embargo, un enfoque conservador, es resistir la tentación de vender. Si su cartera cuenta con una selección de calidad, tendrá que ejercitar la paciencia para afrontar el desplome Aunque sea doloroso, las estadísticas deberían darle confianza. Más del 80% de los desplomes del mercado han tocado fondo en un plazo de 10 meses y las pérdidas se han recuperado finalmente con sucesivos repuntes alcistas. Sin embargo, la idea es tener una selección de valores de calidad, porque son las empresas de calidad las que tienen la capacidad no sólo de sobrevivir, sino también de prosperar durante los períodos difíciles. También es importante reequilibrar activamente la cartera en función de las condiciones del mercado. Esto significará, en última instancia, que durante un desplome del mercado bursátil, estará en la mejor posición para elegir acciones lucrativas a un precio más bajo.

Si desea absorber el riesgo durante los periodos de caída de la bolsa, también puede ser prudente comprar oro. Este metal amarillo ha sido una cobertura fiable contra las caídas de la bolsa. Sin embargo, hay que hacerlo con cuidado porque los precios del metal pueden empezar a bajar cuando el mercado toque fondo.

En AvaTrade, no proporcionamos asesoramiento de inversión, fiscal o financiero. La información contenida en este artículo es puramente educativa e informativa; y no tiene en cuenta su tolerancia al riesgo, sus objetivos de inversión o sus circunstancias financieras. Todo tipo de inversión financiera conlleva algunos riesgos. Por favor, asegúrese de estar al día de los riesgos y beneficios a los que se expone antes de tomar cualquier decisión de inversión.