Opciones Vanilla

Opciones Vanilla

¿Qué son las opciones Vanilla?

Las opciones vanilla son contratos que proporcionan a los operadores el derecho a comprar o vender un activo a un precio determinado en un momento predefinido. Cuando opera con opciones vanilla, el operador tiene el poder de controlar no solo el instrumento y el importe que opera, sino también cuándo y a qué precio. Las opciones se pueden operar en un día, en una semana, en varios meses o incluso un año y su objetivo, a fin de cuentas, es obtener un beneficio a partir de la variación de la cotización de mercado.

Términos de las opciones vanilla

Existen algunos términos que se encuentran únicamente en el mundo bursátil de las opciones vanilla, y uno debe conocerlos antes de empezar a operar con esta herramienta.

En principio, se debe saber que hay dos tipos de opciones:

  • Las opciones de compra (call), que proporcionan al comprador el derecho a adquirir un instrumento en un precio y un momento específicos. En estos casos, generalmente, los contratos son adquiridos por los operadores que creen que el mercado se encuentra al alza, y por lo tanto son conocidos como los operadores alcistas u optimistas.
  • Las opciones de venta (put), que proporcionan al comprador el derecho a vender el instrumento en un precio y un momento específicos. Este tipo de contratos, a diferencia de las opciones de compra, suelen ser adquiridos por los operadores que especulan un descenso en el mercado, o los denominados operadores bajistas o pesimistas.

Con el fin de ser titular de una opción, el comprador paga al vendedor un importe denominado prima. Cuando el operador actúa como comprador, paga la prima; cuando el operador vende una opción, la recibe.

La prima se decide por una serie de factores. El primero es el tipo o precio actual del instrumento. Además, como las opciones son contratos que operan en el futuro, se encuentra también el factor tiempo, por lo que la prima variará dependiendo de la extensión del contrato: las opciones con fecha más prolongada poseen primas mayores que las opciones con fechas más cortas, de forma parecida a la adquisición de un seguro. La fecha en la que la opción puede ser ejecutada se denomina fecha de vencimiento, y el precio por el que se decide que el comprador de la opción realizará la transacción final es el precio de ejercicio. A su vez, el precio de ejercicio también ayuda a determinar la prima que deberá pagar el operador que adquiere el contrato.

Otro factor clave para determinar la prima es la variación en el precio del instrumento subyacente o, en otras palabras, la tasa a la cual su cotización puede variar en un tiempo determinado, generalmente es medida a través de la desviación estándar. Una alta variación aumenta el precio de la opción, ya que una variación mayor significa que hay más posibilidades de grandes movimientos en el mercado que podrían proporcionar beneficios, incluso antes de que la opción haya alcanzado el precio de ejercicio. El operador puede elegir el cierre de la posición de esta opción en cualquier jornada bursátil, beneficiándose de una prima más alta, tanto si ha subido debido a una variación en aumento o por el movimiento del mercado en esa dirección.

La tabla siguiente demuestra el impacto de los precios de las opciones de compra y venta, si cualquiera de los factores clave se mueven al alza:

UN AUMENTO EN:
OPCIONES DE COMPRA
OPCIONES DE VENTA
Al contado
+
Precio del ejercicio
+
Fecha de vencimiento
+
+
Volatilidad
+
+

Los fundamentos de las operaciones con las opciones vanilla

Cuando se adquiere una opción vanilla, ya sea de compra o de venta, el operador abona la prima por adelantando desde el saldo efectivo de su cuenta, y sus ganancias potenciales son ilimitadas. Cuando se venden opciones, sin embargo, el operador recibe el pago por adelantado de la prima en su saldo efectivo, pero está expuesto a pérdidas potencialmente ilimitadas si el mercado se mueve contra esta posición, parecido a las pérdidas de una operación al contado. Esta prima, en el caso de los operadores compradores, actúa como el limitante del riesgo, puesto que no podrán perder más que lo que han gastado en ella.

Para limitar este riesgo, los operadores pueden utilizar órdenes “stop loss” (límite de pérdidas) en las opciones, al igual que con las operaciones al contado. Esto significa que la plataforma en la cual el operador esté realizando sus transacciones podrá finalizar las posiciones que está sosteniendo en ese momento, para que dejen de generar pérdidas en el futuro.

Alternativamente, el operador puede adquirir una opción más alejada del capital, limitando por completo entonces su potencial exposición a dichas pérdidas.

Cuando se compran opciones, existe un riesgo limitado. Lo máximo que se puede perder es lo que se gastó en la prima. Al vender opciones (un modo perfecto de generar ingresos), en cambio, el operador actúa como una compañía de seguros, ofreciendo a otra persona la protección en la posición. Se recoge la prima y, si el mercado reacciona de acuerdo con la especulación (invertir y especular), el operador conservará los beneficios que logró al asumir el riesgo. Si es erróneo, no es mucho más diferente que al equivocarse en una operación regular al contado. En cualquier caso, el operador está expuesto a un descenso ilimitado, y por consiguiente puede cerrar la posición (con órdenes de límite de pérdidas, por ejemplo). Pero, con las opciones vanilla, el operador habrá ganado la prima, lo cual es una verdadera ventaja frente a las operaciones al contado.

El primer paso en las opciones bursátiles es determinar la visión del mercado para el futuro del instrumento elegido. Si un operador cree que cierto instrumento subirá, podrá expresar este punto de vista a través de tres modos.

  • El primero será adquirir el instrumento directamente, es decir con una operación regular al contado. En este caso, si el activo efectivamente aumenta con el tiempo, el operador podrá vender su posición en el futuro y beneficiarse de las diferencias en la cotización.
  • El segundo modo es adquirir una opción de compra. Con esta estrategia de inversión, lo máximo que puede perder es la prima pagada de manera anticipada, puesto que esta posición se puede vender en cualquier momento. Este es el modo más seguro de expresar una visión alcista del mercado.
  • El siguiente y último modo de proceder ante la idea de un alza en la cotización es vender la opción de venta. Si el instrumento es mayor que el precio de ejercicio en su momento de vencimiento, la opción expirará sin valor, pero el operador conservará la prima completa que recogió con antelación.

Ejemplos

Para entender bien el funcionamiento de las opciones vanilla y no cometer grandes errores al comenzar a operar con ellas, es importante ver algunos ejemplos que ayuden a ilustrar cada parte del contrato.

Digamos que el precio actual del par EUR/USD es de 1.1000 y que el operador especula que subirá en una semana. En la primera situación de las que se explicaron en la sección anterior, el operador abrirá una posición al contado para 10.000 unidades en cualquier plataforma con los diferenciales dados. Si el precio del EUR/USD se mueve al alza, logrará beneficios instantáneamente.

En la segunda estrategia, adquirirá una opción de compra con una semana de vencimiento y un precio de ejercicio, por ejemplo, de 1.1020. Una vez adquirida, abonará la prima tal y como se muestra en la plataforma bursátil: por ejemplo, la prima podrá ser de 0.0050 o 50 pips. Si, en la fecha de vencimiento, el EUR/USD excede el precio de ejercicio, ganará la diferencia entre lo que pagó y el tipo de cambio vigente del EUR/USD. Lo que pagó, es decir su punto de rentabilidad, será igual al precio de ejercicio más la prima que abonó por anticipado. Por lo tanto, si el precio de mercado o tipo de cambio del EUR/USD a la fecha de vencimiento es mayor a esa suma, podrá vender la posición al contado y hacerse con la diferencia.

También puede beneficiarse en cualquier momento antes de la fecha de vencimiento, en el caso de que haya un aumento del precio o un movimiento en alza del tipo de cambio del EUR/USD. Cuanto más suba, más ganancias podrá obtener el operador. Por ejemplo, si en su expiración el par está operando a 1.1100, su opción será 0.0080 o 80 pips “en el dinero”, y su beneficio será de 80 pips menos la prima que abonó de 50 pips. Por otro lado, si el precio al contado está por debajo del precio de ejercicio en el momento del vencimiento, su pérdida será la prima que abonó, es decir 50 pips.

En el tercer caso, según la lista anterior, el operador liquidará una opción de venta. Lo que significa que actuará como vendedor y recibirá la prima directamente en su cuenta. El riesgo que asume al vender una opción se basará en la potencial equivocación de la contraparte sobre la dirección del mercado. Por lo tanto, deberá tener cuidado al acordar el precio de ejercicio estipulado en el contrato. Debe encontrarse cómodo en su pronóstico sobre el EUR/USD, puesto que es esencial que este par no descienda por debajo de este nivel en el momento del vencimiento. Otro modo de explicarlo es que debe encontrarse cómodo adquiriendo EUR/USD en el precio de ejercicio, porque si el precio al contado termina por debajo, el vendedor tiene el derecho de “vender” EUR/USD a este al precio de ejercicio. A cambio, por asumir ese riesgo, el vendedor de la opción recibe la prima por anticipado. Si el precio al contado termina más alto que el precio de ejercicio conservará la prima y podrá vender otra operación, añadiendo sus ingresos obtenidos de la primera.

En ambos ejemplos de operaciones con opciones, la prima se establece por el mercado, tal y como se muestra en la plataforma bursátil de AvaOptions en el momento de la operación. Las pérdidas y ganancias, basadas en el precio de ejercicio, se determinarán por el tipo del instrumento subyacente en el momento del vencimiento.
opciones vanilla

¿Por qué operar con opciones?

Existen muchas ventajas que atraen a los operadores a las opciones bursátiles. Al fin y al cabo, se considera una inversión bastante segura – de hecho, para un comprador de opciones (una forma de comprar acciones), son mucho menos arriesgadas que las operaciones con el activo subyacente. Para un vendedor, los riesgos negativos también, son menores que si se equivoca en una operación al contado, ya que el vendedor de opciones consigue establecer el precio de ejercicio de acuerdo con su apetito por el riesgo, y se gana la prima por asumir dicho riesgo. Las opciones requieren, en su inicio, una inversión de tiempo para lograr conocer el producto.

Tal vez la ventaja más exclusiva de las opciones es que uno puede expresar casi cualquier perspectiva del mercado, al combinar opciones de compra y venta a largo y corto plazo (day trading). Si el operador es pesimista en relación al USD/JPY pero no está seguro, puede adquirir una opción de venta para su fecha de vencimiento de destino, sentarse y relajarse. Tanto si el USD/JPY sube o baja mañana, él estará seguro en su posición hasta la fecha de vencimiento. Si resulta que está en lo correcto, y el precio al contado es menor que el precio de ejercicio por lo menos como el valor de la prima, entonces obtendrá beneficios.

Como todos los instrumentos, las opciones bursátiles tienen sus riesgos y pérdidas potenciales. Sin embargo, hay una gran diferencia entre operar al contado y operar con opciones. En las operaciones al contado, el operador solo puede especular en la dirección del mercado – al alza o a la baja. Con las opciones, por otro lado, puede ejecutar una estrategia basada en múltiples factores – el precio actual frente al precio de ejercicio, el tiempo, las tendencias del mercado, el apetito por el riesgo y mucho más; es decir, tiene un control mucho mayor de su cartera y, por tanto, más espacio de maniobra.

Otras opciones

Si bien las opciones vanilla son las opciones por excelencia de los mercados bursátiles, no son las únicas. Sus características permiten que los operadores que hacen uso de ellas tengan control sobre una gran cantidad de variables, como ya se dijo. Sin embargo, existen otros contratos de opciones que pueden otorgar a los operadores la posibilidad de manejar otros aspectos de la inversión.

Por otro lado, tener en cuenta otro tipo de opciones no solo da la oportunidad de hacer uso de más variables, sino que también puede aportar diversificación a la cartera de un operador. La diversificación es una estrategia clave para cualquier inversor, ya sea principiante o experimentado, puesto que sirve para reducir el riesgo total de sus inversiones, al contrarrestar algunas más riesgosas con otras más seguras. De este modo, se busca garantizar un aumento constante de la cotización de sus inversiones.

En este caso, la diversificación constaría de una variedad de distintos contratos de opciones. Además de las opciones vanilla, algunas de las alternativas son:

  • Opciones exóticas. Este tipo de opciones surgieron a mediados de los años 90, cuando gran parte del mercado presentaba un alto riesgo para los inversores. En ese contexto, se comenzaron a adquirir contratos que contaban con cláusulas cada vez menos estándares según la normalidad de los mercados bursátiles. Esto, por un lado, aporta una gran libertad a los operadores, puesto que les da la posibilidad de tener en cuenta nuevas variables. Sin embargo, el resultado no deseado de esto es que este tipo de opciones se han ganado una mala fama, dada su complejidad y dificultad para operar. Por esto, suelen ser recomendadas para inversores ya experimentados. Dentro de las opciones exóticas, se pueden encontrar las Asiáticas, las Lookback, las Barrera y muchas más, cada una con sus particularidades.
  • Opciones binarias. Este tipo de opciones no difiere demasiado de las opciones vanilla en cuanto a la decisión que se debe tomar. Es decir que, del mismo modo que en una operación al contado, el inversor debe hacer una apuesta al alza o a la baja de una cotización. Sin embargo, la principal diferencia de las opciones binarias radica en el rédito que puede llegar a otorgar: este, como su nombre lo indica, toma dos formas. Sin embargo, antes de entender cómo es cada una de esas dos opciones, se debe especificar que hay, a su vez, dos formas de opciones binarias que determinan la recompensa del inversor.

    • Por un lado, están las llamadas “efectivo o nada”. En esta alternativa, los resultados pueden ser estos dos: si el inversor hace la apuesta correcta, obtendrá una suma estipulada de dinero (in-the-money); si, por el contrario, su asunción es incorrecta, no obtendrá nada (out-the-money).
    • Por el otro lado, está el “activo o nada”. Como se puede suponer, en este escenario también hay dos resultados posibles, muy similares al mencionado anteriormente. De hecho, la forma es igual cuando el inversor hace una apuesta equivocada y finalmente se queda sin nada. Pero, a diferencia del “efectivo o nada”, si el inversor en un contrato de opciones binarias de “activo o nada” hace una inversión correcta, entonces obtendrá el valor del activo subyacente a precio vigente.

Operar con AvaTrade

Las opciones son una gran herramienta para todo operador que invierta un poco de tiempo en comprender cómo funcionan. AvaTrade ofrece una sección completa de formación a la que se accede directamente desde la plataforma bursátil. Para un operador agresivo y experimentado, las opciones pueden utilizarse en una gran variedad de maneras. Para el principiante, o para un operador más conservador, las estrategias de opciones a largo plazo como la adquisición de opciones y spreads de opciones, ofrecen una entrada en el mercado con un riesgo limitado. Al utilizar los productos y herramientas proporcionados en la plataforma de AvaOptions de manera inteligente, esta flexibilidad generará más posibilidades de lograr beneficios.

AvaOptions no es solo una plataforma líder para operar opciones, sino también una plataforma creada con el cliente en mente. La plataforma tiene herramientas incorporadas que están disponibles para todos los clientes, y su propósito es orientarle y ayudarle en cada paso del recorrido. Además, la plataforma es simple de entender y utilizar. Todo esto se ha elaborado así, entre otras cosas, para permitirle dar forma a su pantalla de operaciones y a las herramientas según su deseo, y por tanto, crear la plataforma que le ayude a triunfar.

Las operaciones con opciones son un misterio para muchas personas. Muchos elegirán operar al contado en lugar de con opciones, pero una vez que entran en ellas, los operadores “se enganchan”. La variedad de elección, con la capacidad de controlar todos los aspectos de la operación, el equilibro adecuado de los riesgos y las recompensas, dan la bienvenida a los operadores a este emocionante mundo donde todas las opciones están abiertas.
¡Únase hoy a ellos!
Diversifique sus inversiones operando en el mercado de divisas, criptomonedas (¿Qué son las criptomonedas?), indices y más de 250 instrumentos

** Descargo de responsabilidad: si bien se ha realizado la debida investigación para compilar el contenido anterior, sigue siendo solo una pieza informativa y educativa. Ninguno de los contenidos proporcionados constituye ningún tipo de asesoramiento de inversión.