Cotización del Oro

La cotización del oro es uno de los principales indicadores que deben seguirse cuando se opera en los mercados financieros. El oro es el activo refugio por excelencia, por lo que la evolución de su precio es una señal muy importante sobre la percepción que tienen los inversores de la situación global de la economía.

Además de ser un indicador global de la incertidumbre financiera, el oro tiene una importante correlación con determinadas divisas, por lo que el seguimiento de la evolución de su precio permite obtener información de cara al trading en FOREX.

Por último, el propio oro es un activo que, a su vez, cotiza en los mercados, por lo que el seguimiento de la evolución de su cotización y el análisis de la misma es obligado para aquellos operadores que toman posiciones en el oro.

El oro se suele intercambiar en USD dólares, siendo la unidad de referencia la onza de oro (oz), que equivale a 28,35 gramos. Por tanto, el precio del oro se referencia, normalmente, en $USD/oz.

Una vez hecha esta introducción a continuación se explicarán los factores que afectan a la cotización del oro y las divisas más correlacionadas con el oro.

Factores que afectan a la cotización del oro.

El precio del oro se mueve por una mezcla de factores. Por un lado, como se ha dicho, es un reflejo del sentimiento inversor respecto a las
incertidumbres de los mercados financieros. Pero, por otro lado, como toda materia prima, la evolución de su precio depende también de la relación entre la oferta y demanda.

  • Por ejemplo, si la economía presenta una inflación creciente, suele ocurrir que aumente la demanda entre los inversores por el oro. Esto es lógico ya que un aumento de la inflación significa un menor valor del dinero. Ante esa pérdida de valor, los inversores buscan refugiarse en el oro, lo que aumenta la demanda por este metal. Por lo general, la producción minera de oro no aumenta a la misma velocidad que el interés de los inversores, por lo que, a la larga, un aumento de la inflación provoca que el precio del oro también aumente.
  • Incertidumbre en los mercados

    En momentos en los que se percibe la proximidad de una crisis financiera, el oro siempre ha funcionado como valor refugio. En situaciones de turbulencia en los mercados financieros, la percepción del oro como reserva de valor hace que los inversores aumenten la compra de metal en detrimento de otras alternativas de inversión con mayor riesgo. Este aumento de posiciones largas sobre el oro provoca que, en situaciones de crisis, el oro aumente su valor exponencialmente.

    En este sentido, por ejemplo, durante la crisis financiera que comenzó el año 2008, el oro multiplicó su precio por dos, alcanzando un máximo en su cotización de $ 1.800 USD/oz.

    Crecimiento de la demanda del oro

    El oro es una materia prima que, a diferencia de otros materiales, no se consume. A pesar de que el oro tiene alguna aplicación industrial en productos tecnológicos, la demanda industrial de oro es muy pequeña en relación con su demanda global. La demanda media anual de oro se sitúa en torno a las 4.300 toneladas. De esta cifra, la demanda para usos tecnológicos no llega al 10%.

    La principal componente de la demanda de oro lo constituye la producción de lingotes y monedas que actúan como elementos de reserva de valor. Esta demanda es mucho más importante que la cantidad de oro que se emplea en la industria de la joyería.

    Dado el papel que tiene el oro como reserva de valor, uno de los principales motores de la demanda por el oro, lo constituyen los propios Bancos Centrales que mantienen una parte de sus reservas en forma de oro.

    En un contexto de depreciación de divisas, las compras por los Bancos Centrales aumentan, lo que hacer aumentar el precio del oro.

    Correlación entre el oro y el mercado de divisas

    El oro presenta una importante correlación positiva con divisas como el dólar australiano (AUD) o el franco suizo (CHF). Conocer y entender esta correlación puede suponer una ventaja para aquellos traders que operen en FOREX pares de divisas que contengan estas monedas. Las razones que explican estas correlaciones son diferentes:

    Correlación del oro con el dólar australiano (AUD)

    La economía de Australia depende fundamentalmente de las exportaciones de productos agrícolas y materias primas. Australia es un país con una gran riqueza mineral, siendo el oro uno de los principales minerales que pueden encontrarse en este país.

    Por este motivo, el dólar australiano (AUD) tiene una correlación positiva con el oro. Esto significa que cuando el oro se mueve al alza es muy probable que los pares de divisas en los que la moneda australiana actúa como divisa base se muevan en la misma dirección.

    Teniendo en cuenta esta correlación, el seguimiento de la cotización del oro puede servir como elemento fundamental para definir estrategias de trading en pares de divisas como el AUD/USD, conforme a las siguientes reglas:

    • Si el oro aumenta de precio, se comprará el par AUD/USD.
    • Si el oro disminuye de precio, se venderá el par AUD/USD.

    Correlación del oro con el franco suizo (CHF)

    El oro tiene otra interesante correlación con la moneda suiza. En este caso, a diferencia de Australia, Suiza no es un país rico en minerales. Sin embargo, la economía suiza está fuertemente relacionada con el oro:

    Por un lado, Suiza tiene una importante industria de refinado del oro y, por otro, Suiza es uno de los países más seguros para almacenar y custodiar depósitos de oro.

    Por estos motivos, al igual que ocurría con la moneda australiana cuando el oro sube, los pares de divisas que tengan al franco suizo como divisa base tenderá a apreciarse, como, por ejemplo, el CHF/USD.

    De igual manera, cuando la cotización del oro suba, aquellos cruces de divisas en los que la moneda suiza adopta el papel de divisa cotizada, como el USD/CHF tenderán a depreciarse.