ÍNDICE VIX

Todo operador interesado en el trading de índices bursátiles y, en especial, del S&P 500, debe conocer qué es el índice VIX y cuál es su relación con la evolución del índice bursátil americano.

En esta página se explicará qué es el VIX, por qué se le conoce popularmente como el “índice del miedo” y las razones por las que este índice se mueve en sentido contrario al S&P 500.

También se analizará por qué es importante tener en cuenta el comportamiento del VIX cuando se opera el índice S&P 500.

¡Comienza a operar con el índice Vix del mercado!
Únete a las Miles de  Personas que ya están Operando en AvaTrade

¿Qué es el VIX?

VIX son las siglas en inglés de Volatility Index, o índice de volatilidad. El valor de VIX se calcula en tiempo real por la CBOE (Chicago Board Options Exchange).

El VIX comenzó a calcularse por la CBOE en el año 1993. En sus orígenes el VIX solo consideraba para su cálculo la volatilidad implícita de 8 opciones put y call. Unos años más tarde, en el año 2002, la CBOE expandió el cálculo del VIX a todos los valores del S&P 500 para tener un mejor indicador del sentimiento del mercado en su conjunto.

Hay que destacar que en la actualidad también es posible operar con el propio índice VIX mediante contratos de futuros y opciones.

El VIX es una medida de las expectativas que tiene el mercado para el S&P 500 en un horizonte de 30 días. La clave del VIX radica en que no mide la volatilidad a partir de datos históricos de variaciones del índice, sino que lo que mide son las expectativas de volatilidad futura, también conocida como la volatilidad implícita de las opciones. Esto significa que:

  • Cuando la incertidumbre es grande, el valor del VIX subirá.
  • Cuando el mercado no prevea importantes movimientos el VIX tendrá valores bajos.

A modo de ejemplo, el gráfico siguiente muestra la variación del VIX durante el año 2018.

¿Qué mide el VIX?

El valor del VIX viene expresado en puntos porcentuales y, como se ha dicho, se supone que es capaz de predecir el comportamiento del índice S&P 500 en los próximos 30 días. Esto se debe a que lo que mide el VIX es la volatilidad implícita y no la volatilidad histórica.

Como su propio nombre indica, la volatilidad implícita no puede calcularse directamente sino que su valor se obtiene, indirectamente, a partir del precio de las opciones.

Las opciones son productos financieros que se utilizan como cobertura ante posibles variaciones del precio de un activo. Las opciones se pueden utilizar, por ejemplo, para cubrir una cartera de acciones si se prevé que el precio de las mismas vaya a bajar.

Para comprar una opción hay que pagar una prima. Como todo producto que se cotiza en un mercado, el precio de la prima de una opción dependerá de la oferta y de la demanda.

La demanda de opciones dependerá de las expectativas que haya de variaciones en el mercado:

  • Si los inversores no prevén grandes movimientos en el mercado no tendrán la necesidad de cubrir sus carteras, por lo que la demanda de opciones será baja.
  • Si, por el contrario, se prevén periodos de turbulencia los inversores sí que estarán dispuestos a pagar una prima por obtener una cobertura en sus carteras por lo que la demanda de opciones será alta.

En estos períodos en los que las expectativas de incertidumbre son altas el aumento de la demanda de opciones hará aumentar su precio.

Como la volatilidad implícita se calcula a partir del precio de una opción, cuanto mayor sea el precio de una opción mayor será la volatilidad implícita.

De manera resumida el proceso es el siguiente:

  1. Aumenta la sensación de incertidumbre en los inversores.
  2. Los inversores incrementan la compra de opciones.
  3. El aumento de la demanda aumenta el precio de las opciones.
  4. El aumento del precio de las opciones aumenta la volatilidad implícita o esperada.
  5. El aumento de la volatilidad implícita aumenta el valor del VIX.

¿Cómo se relaciona el VIX con el S&P500?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el valor del VIX tiene una correlación negativa con el S&P 500. Esto quiere decir que el VIX tiende a moverse en sentido contrario al índice S&P 500:

  • Cuando el S&P 500 tiene un comportamiento bajista el valor del VIX tenderá a crecer.
  • Cuando el S&P 500 tiene un comportamiento alcista el valor del VIX tenderá a disminuir o se mantendrá estable sin variaciones significativas.

Cuando el S&P 500 es bajista, los inversores aumentan la compra de opciones para protegerse. Como se ha explicado en el punto anterior, este aumento de la demanda por acciones hace que el VIX aumente de valor.

Por el contrario, cuando el S&P 500 abandona la tendencia bajista, el interés por proteger las inversiones disminuye. Esto hace que disminuya el precio de las opciones, lo que, a su vez, provoca que el VIX disminuya su valor.

Como además el VIX también es un instrumento sobre el que se puede hacer trading, los movimientos que se han descrito se suelen amplificar a medida que, una vez detectados por los operadores, estos movimientos son utilizados para abrir posiciones de trading.

En el gráfico siguiente se puede ver la correlación negativa entre el VIX y el S&P 500:

La parte superior del gráfico corresponde a la evolución diaria del índice S&P 500 durante el año 2008 y primer trimestre del año 2019. La parte inferior muestra la evolución del VIX para el mismo período.

En el gráfico se ha señalado tres ocasiones en las que caídas del S&P 500 han sido acompañadas de alzas en el valor del VIX. También se puede comprobar cómo, una vez recuperada la tendencia alcista, el VIX desciende y se mantiene estable en valores bajos.

¿Cómo usar el VIX en el trading del S&P 500?

Una vez explicado qué es el VIX y las razones de su comportamiento frente al del índice S&P 500 a continuación se analiza cómo puede usarse este índice para obtener beneficios en el trading del S&P 500.

En base a las características del VIX, los principales usos de este índice en el trading del S&P 500 son:

  • Anticipar la volatilidad.
  • Señalar rebotes.
  • Mejorar la gestión de riesgos.

Anticipar la volatilidad del S&P 500 con el VIX

El VIX suele emplearse para anticipar cambios en el mercado. En concreto para anticipar cambios de mercados alcistas a bajistas. Normalmente, estos cambios vienen anticipados cuando en un mercado alcista se da una situación en la que el S&P 500 y el VIX suben al mismo tiempo.

En el gráfico siguiente se muestra un ejemplo de cómo el VIX se comporta en este tipo de giros del mercado:

Señalar rebotes del S&P 500 con el VIX

Como se ha explicado en los puntos anteriores, cuando el S&P 500 tiene un comportamiento bajista los inversores incrementan la compra de opciones de cobertura. Esta reacción de los inversores suele ser muy rápida lo que provoca que, en estas situaciones, los movimientos al alza del VIX se produzcan de una manera muy brusca. Estos movimientos son todavía más exagerados si el S&P 500 ha venido desarrollando una tendencia alcista previa durante un tiempo prolongado.

En este contexto, una figura en forma de pico muy pronunciado en el VIX suele señalar el fin del ajuste bajista en el índice y el inicio de un rebote alcista en el mismo. El inicio de este rebote puede ser usado por los operadores para abrir posiciones largas en el índice bursátil.

En el gráfico siguiente se muestra un ejemplo de este tipo de señal:

Usar el VIX para mejorar la gestión de riesgos

Una de las claves para tener éxito en el trading es realizar una adecuada gestión de riesgos. Esta gestión de riesgos se debe basar en ajustar el tamaño de las operaciones a la cantidad de dinero que puede ponerse en riesgo en cada operación.

El riesgo de cada operación viene dado precisamente por la volatilidad del mercado. Por este motivo, un operador que esté interesado en el trading del S&P 500 deberá prestar especial atención al nivel del VIX.

Si los niveles del VIX son altos, el operador tendrá que saber que las órdenes que emita se negociarán en un mercado muy volátil con lo que el riesgo de mercado de la operación será alto. En estas circunstancias una medida recomendable, desde el punto de vista de una adecuada gestión de riesgos, es realizar operaciones más pequeñas que cuando el mercado tiene un comportamiento más estable.

Esta recomendación está particularmente dirigida a operadores con poca experiencia. Estos operadores habitualmente cometen el error de realizar operaciones con el mismo tamaño sin analizar adecuadamente el entorno del mercado.