¿CFDs o Futuros?

Differenze tra CFD e Futures

A la hora de invertir desde casa y en el mundo del trading online, son varios los instrumentos o las herramientas que podemos utilizar. En el proceso de escoger cuál o cuáles son los que mejor se adaptan a nuestros intereses, una duda típica es la de decidirse entre CFDs o Futuros. ¿Cuál de las dos es una inversión más segura, y cuál puede ser más rentable?

Primero de todo, hay que explicar qué es cada uno de ellos y a qué contexto se adaptan mejor.

Los CFDs

Como se explica en la página "qué es un CFD", este producto financiero OTC (Over The Counter) es un "Contrato por Diferencia" en el que se traspasa el valor de un activo subyacente, no el activo en sí. Al no traspasarse su propiedad, sino solo del valor, los CFDs son mucho más asequibles para la mayoría de traders.

Dónde operar con CFDs:

  • Básicamente, los CFDs son ofrecidos por los brokers online e intermediarios financieros que, como Avatrade, crean estos productos para ofrecérselos a sus clientes
  • Se crearon en Gran Bretaña y, a día de hoy, están extendidos por toda Europa

Los futuros

Mientras que los CFDs permiten invertir y especular en valores en plazos indefinidos, un "futuro" es un contrato en el que se acuerda la compra/venta de un activo en un momento y por un precio determinados.

Al igual que los CFDs, los futuros se pueden operar sobre una multitud de activos financieros, como divisas, acciones, índices bursátiles, materias primas, etc. Además, se puede operar también sobre deudas públicas y depósitos interbancarios, algo que no es posible en el mundo de los CFDs.

Los futuros son el instrumento más recurrido a la hora de invertir en los índices de las principales bolsas del mundo.

Dónde operar con futuros:

  • Los futuros se negocian principalmente en los Estados Unidos, y con mercados importantes también en Europa, sobre todo en Alemania
  • Se comenzaron a negociarse a partir de la década de los 70, pero los futuros sobre acciones e índices, los favoritos de muchos inversores, fueron los últimos en aparecer


Precio spot vs precio futuro

La existencia de los futuros es la razón a la diferencia existente entre el precio spot y el precio futuro, que muchas veces se mencionan en análisis tecnico y noticias económicas y financieras. Por ejemplo, si el precio futuro del par EUR/USD es diferente del precio spot (el precio del mercado en ese mismo momento), significa que el mercado espera un cambio futuro en el precio del activo debido a este u otro evento (unas elecciones, por ejemplo).

Precio y comisiones de los CFDs y los futuros

Normalmente, las comisiones diarias de los futuros suelen ser más baratas que los de los CFDs. Y es que, por ejemplo, no hay cargos de financiamiento (rollover fees) durante la noche.

Eso sí, por otra parte, los futuros cuentan con tasas de apertura y unos requerimientos de capital iniciales mucho mayores.

Por otra parte, los futuros también tienden a ser menos líquidos que el CFD, lo que significa que los movimientos de precios podrían ser más desiguales y volátiles.

Operaciones a gran escala vs pequeña escala

La configuración de los precios y las comisiones conlleva la principal diferencia entre futuros y CFDs, que es la ineficiencia de los primeros para operar con capitales pequeños. El futuro requiere un capital inicial muy alto y, por ello, no se adaptan a las operaciones a pequeña escala ni a corto plazo.

Por eso, si bien la negociación de futuros puede ser más barata que la de los CFDs, se necesita realizar operaciones con mucho capital y a más largo plazo. En los futuros, suele verse que tamaño mínimo de una posición está entre 30.000 y 100.000 euros, lo que limita las posibilidades de inversores de pequeño o medio tamaño.

La diversificación: una ventaja de operar con CFD respecto a los futuros

Los inversores saben que una de las claves para sostener una cartera bien gestionada es diversificar adecuadamente el riesgo. En este apartado, los CFD son muy convenientes, ya que permiten elegir el tamaño en un amplio abanico de valores, mucho más reducido en el caso de los futuros.

Por ejemplo, con futuros en la bolsa española casi que sólo se puede operar con índices y los cinco valores más líquidos. Asimismo, es importante resaltar que no se puede operar con futuros en valores que por su valor técnico o fundamental estén dando clara señal de compra o venta.



Resumiendo

  • Los CFD’s tienen muchos puntos en conexión con los futuros, para empezar, porque en ninguno de los dos casos se poseen los instrumentos con los que se opera
  • En general, los expertos coinciden en señalar que los CFDs funcionan mejor para posiciones cortas que para posiciones largas
  • Debido a la estructura de los costes de financiación, de las comisiones y las tasas de apertura, los CFDs se adaptan mejor a posiciones pequeñas y a corto plazo, mientras que los futuros son una mejor opción para posiciones con gran capital y más a largo plazo
  • Asimismo, los CFDs tienen mayor liquidez y no tienen vencimiento
  • En cuanto al inversión en índices (IBEX hoy por ejemplo), para algunos inversores los futuros pueden resultar una opción más conveniente
  • Otro punto a favor de los CFDs es que, al cerrar solamente los fines de semana, las brechas entre apertura y cierre son menos frecuentes y más suaves
  • Por último, cabe destacar que los CFDs son mucho más corregibles, ya que se puede cerrar una posición en cualquier momento: tan pronto como se conozca una noticia fundamental, el inversor informado puede cerrar una posición de inmediato